Os Blancos, julio de 2016.

Primera parte


Llevo tres días en Espacio Matrioska y os voy a contar un poco todo lo que estoy viviendo.Llegué sin tener unas expectativas claras o ideas preconcebidas de dónde me metía. Nada más llegar sólo me salía, decir, “¡alaa qué guay!” a todo lo que me iban enseñando.
La energía de este lugar es especial. Una casa muy acogedora, siempre personillas yendo y viniendo con cosas entre manos, cuando me levanto y abro la puerta me encuentro un huertecito y un señor espantapájaros, una perrilla y tres gatitos juguetones. Por las mañanas de camino al local los paisanos te saludan, y al llegar me encuentro con espacios llenos de luz y color, lienzos, dibujos y garabatos por todas partes. Lugares como éste te llenan de ilusión.

En cuanto a mi proyecto “Tinguindo Os Blancos de Azul” va avanzando. Vine con la idea de llevar a cabo un librito diario hecho con cianotipias, en el que recopilara plantas de la zona, pequeños objetos que llamaran mi atención, y que en su búsqueda me acercaran también a las personas que aquí habitan, a modo de herramienta para integrarme en el lugar. Normalmente mi manera de crear es bastante caótica e intuitiva, nunca sé cuál será el resultado final porque durante el proceso siempre ocurren cosas que no espero, fruto del azar, y que me gusta incorporar al resultado final, así que lo que salga de esto será un batiburrillo que intente transmitir la esencia de mi vivencia aquí.

Es bonito cuando algunos de los chicxs matrioska se acerca a curiosear para ver en lo que ando y me lanzan ideas que a ellos mismos les surgen, cuando se interesan por la cianotipia y les explico cómo funciona y se unen a mí, o cuando llevamos a cabo un taller con los niños del campa de verano para plasmar las siluetas de las plantas que fuimos encontrado. Todo adquiere sentido cuando surge un intercambio. Además la creación fluye mucho más en lugares como éste, en el campo, con el ritmo de la vida rural, tranquila y pausada. Esta calma. Nos meten en la cabeza eso de ir a Madrid, a la capital, a buscar posibilidades porque es donde el arte se mueve, y ahí acabé yo, pero de pronto encontrar rincones como éste es muy motivador, porque siempre he pensado que el arte no debe pertenecer sólo a las galerías y a las grandes ciudades, el arte tiene que estar en la calle, en el campo, en la vida. Ayay, me pongo intensa, pero es que es muy bonito todo esto.
Continuaré informándoos acerca de esta aventura, ¡a ser felices!


Segunda parte.

Aquí estoy, de vuelta a casa, después de haber vivido una experiencia bien bonita en Espacio Matrioska.

En cuanto a mi proyecto, os dejo algunas fotografías. En el librito diario he mezclado cianotipia con plantas, pequeños bordados, pétalos o ramitas, etc. He jugado con el color azul Prusia de las cianotipias que se iba mezclando con rojos, ocres o violetas, al final te das cuenta de que la naturaleza tiene muchos más colores que el verde. Estoy contenta con el resultado final porque creo que es honesto, ha sido lo que me ha salido fruto de lo que me he ido encontrando en los paseos y en el día a día, dejando que el propio proyecto se dibujase a sí mismo, adaptándome a lo que iba surgiendo. También les dejé unos banderines hechos con cianotipias en uno de sus rinconcitos.

Sin embargo la experiencia no se queda en lo meramente artístico. Arte también es compartir vivencias, baños en el río, lechugas del huerto o cañas en el bar. Me llevo de estos días de residencia un librito diario del que estoy orgullosa pero más que con el resultado final me quedo con el proceso, con lo no tangible, con la vivencia. Me quedo con lo bonito de compartir con los matrioska, que me han abierto su casa y su espacio de trabajo, personas con ganas de hacer, de aportar y de aprender. Me quedo con que me han hecho ver que es posible autogestionarse y crear proyectos que sean fieles a ciertos valores como es el trabajo colaborativo, el respeto al medio ambiente, la vida rural. Me quedo con eso, con que proyectos como éste te hacen ver que se puede, que por qué no, se puede creer en el arte y en la vida de otra manera. Me quedo con Espacio Matrioska y con su esencia.


Blog de residentes: residenciasespaciomatrioska.wordpress.com/2016/07/25/eva-garcia-herrero

Más sobre Espacio Matrioska: espaciomatrioska.com